MATEO 8: 23-26

(E) 23 Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron.24 De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido.25 Los discípulos fueron a despertarlo.
—¡Señor —gritaron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar! 26 —Hombres de poca fe —les contestó—, ¿por qué tienen tanto miedo?
Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas, y todo quedó completamente tranquilo.



Cppy right@http://arteparajesus.blogspot.com/

1 comentario:

Pat dijo...

Qué bonito blog! Te invito a visitar los míos, www.mujerdevanguardia.blogspot.com y www.hacedoras.blogspot.com. Dios te bendiga!